ekilore

29 marzo 2006

road movie


hay algo mágico en viajar de noche. el paisaje cambia totalmente. despista, confunde.
los faros de rocco iluminan el asfalto. son casi las doce y media de la madrugada y la carretera secundaria está desierta. no me he cruzado con ningún coche desde que abandoné la autopista para acceder a la nacional y más tarde, de ésta a la vieja comarcal. sólo llevo conmigo la compañía de los árboles y el gélido viento de diciembre, el dreamcatcher colgado del retrovisor y el último cd de chimaira sonando de fondo.
estoy pensando que sería mejor dejar descansar a los de ohio y decido poner un cd que me regaló nunile: franz ferdinand.

mientras suena la música, el paisaje muta de nuevo. los árboles se vuelven cactus y detrás de ellos, el desierto de sonora me saluda. pienso en los fantasmas de monument valley, más al norte. estoy a punto de inclinar la cabeza a modo de saludo pero me lo pienso mejor y les pego un aullido de lobo.

3 comentarios:

  • Hola ekilore! qué relato más bonito. Hacía tiempo que no escribías y que no te oía. Qué bien que has vuelto!! Me ha gustado mucho lo que has escrito, me recuerda a los viajes nocturnos en los que la cabeza empieza a despertar viendo el paisaje y escuchando música y todo parece una ensoñación. Un besote

    De Blogger nunile, A las 10:17 p. m.  

  • wow. bonito post.
    me encanta viajar, y has descrito algo parecido a uno de mis mejores viajes.

    De Blogger Mikel, A las 1:12 p. m.  

  • gracias! a mí me encanta viajar también así que nunca tengo un durillo, jejejeje pero merece la pena que no?

    saludos!

    De Blogger ekilore, A las 6:06 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]



<< Página principal